Fallecimiento

 

       Si un ciudadano chileno muere en el extranjero, el Consulado se pondrá en contacto con la familia para informarle y aconsejarle sobre los procedimientos de repatriación o de la inhumación de los restos mortales y el traslado de las cenizas en su caso.

       Los arreglos materiales deben ser confiados a una compañía funeraria local.

       Cualquier gasto, incluyendo los de la autopsia, deben ser financiados por la familia, el empleador, la compañía de seguros, etc.

 
Consulado general de Chile en París